Fin

Me gustan tus ojos, dijiste.
Yo los cerré.
Déjame verlos.
Los abrí.
Me sorprenden siempre, cambian de color.
Los volví a cerrar.
Los besaste así, porque no podías de otra forma.
‘Son solo ojos, como los tuyos, como los de cualquiera’
No, dijiste. Los tuyos son especiales.
Quise creerte.
Quisiste que te crea.
Fingimos creernos.
Pero a la larga, yo cerre los ojos.
Y vos,
vos no me pediste que los volviera a abrir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s