El juego de lo prohibido

Tiró los dados con fuerza, mucha más de la que intencionaba. Quería ganar, y esas ganas le estaban nublando el juicio. Se iba a desgraciar por primera vez en su vida, pero no de la forma en qué esperaba, sino que esta vez iba a entregarse a la oscuridad sin ningún tipo de resguardo ni resentimiento.
Estaba asustado. No por finalmente meterse en la cama de esa mujer que lo tenía trastornado desde la primera vez que la había visto en la puerta del edificio. Discutía con su amante mientras fumaba un cigarrillo armado muy prolijamente, de esos que salen solo de un armador, imposibles de hacer a mano alzada. Le paso por al lado y sintió como sus ojos verdes se le clavaban en la retina y se dio por perdido.
En ese momento supo, que en algún momento, tal vez al día siguiente, en un año, en 10 años, se iba a coger a esa mujer. Pero no mecánicamente como en las película, ni con orgasmos fingidos, sino con la pasión desmedida y robada de una infidelidad.
Por eso, ahora, que los dados le favorecieran le pareció poético. La había encontrado más temprano llorando en el pasillo de su casa, con la mitad de la cara roja. Su novio, el modelo lleno de tatuajes que él vio el día que se mudaban al edificio, tras una discusión la había golpeado y se había ido. Él no tenía intenciones que ese día, que la ayudó a entrar a su departamento, que le sirvió una copa de vino para calmarla, que escucho todo el relato de su vida, ese día no pensó que era el día que se iba a cumplir su premonición. Menos que menos, esperaba seguir tomando con ella, ponerse en pedo y jugar a los dados por prendas.
“si sacas un 5 compuesto de un 3 y un 2, te chupo la pija” Lo dijo sin vacilar, sin que le temblara la voz, y de pronto increíblemente sobria. No atino a hablar, ni siquiera a tararear una aceptación, tampoco llego a pensar en su mujer que ese fin de semana se había ido a la costa con amigas. Soltó los dados con furia, y no llego a mirar que números habían dictaminado su suerte, que se le tiró encima con la pasión que le había despertado su voz hablando de su pija.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s